viernes, 26 de abril de 2013

CLUTCH

El complemento perfecto para una salida por la noche, ya sea cena, teatro, cine,... y también para el día es EL CLUTCH, esta palabra procede del inglés y hoy en día se usa habitualmente  para definir este complemento.
Seguro que en nuestro armario tenemos todo tipo de bolsos ya sean de bandolera, mochileros, pequeños, hipergrandes,.. pero seguro no tenemos un clutch
Este tipo de bolso está diseñado para llevarlo al lado de la cadera, debajo del brazo, pero siempre de la mano.




Este Clutch que os muestro está realizado con:

  • Un retal de terciopelo negro para el exterior de unos 40 cm de alto por unos 30 cm de ancho, incluido márgenes de costura de 1 cm.
  • 500 cm de cinta de falla estrecha.
  • Un retal de satén rojo para el interior del clutch, de la misma medida que la tela del exterior.
  • Un retal de entretela adhesiva para bandó de cortinas de la misma medida que los anteriores, ésta le da cierta rigidez al clutch y nos permite que no se deforme.
  • Unos broches para el cierre.
Las telas que podemos usar son tan variadas cómo nosotras: el piqué, loneta, adamascados, chenillas, terciopelos, imitación de piel, cuero,.... las mismas telas que os digo, pero plastificadas, en fin tenemos un gran abanico de posibilidades, incluso en la red nos lo podemos encontrar hecho en ganchillo reciclando una camiseta, asi que animaros a confeccionarlo, e incluso para las que son manitas, pero no tienen máquina de coser, se puede realizar a mano con un Punto de escapulario.

  CÓMO HACERLO:
  • Primero hacemos las florecillas, las podemos obviar y no ponerlas. Adornar la solapa del clutch con abalorios, con una flor, con plumas,.... dejad volar vuestra imaginación.




  • En el paso 1 he cortado una tira de falla de 35 cm de largo, he doblado hacia el interior una esquina y he pasado un hiván pequeñito cerca de su borde, hasta llegar a la otra esquina, haciendo en ésta la misma operación.
  • En el paso 2 he tirado del hilo, hasta fruncir toda la tira.
  • En el paso 3 y con el mismo hilo de haberla fruncido, he ido doblandola sobre sí misma y cosiéndola por el borde, uniéndola entre si.
 
 
  •  Luego las he ido cosiendo a lo que será la solapa del clutch.




  • He pegado con la plancha la entretela a la tela del forro, en este caso al satén.

  • Cosemos el forro a la tapa, sobre el derecho, por el borde y los extremos, al ancho de la parte de las flores.
  • Le damos la vuelta al forro.
  • Doblamos formando la cartera y cosemos los laterales.
  • Hacemos igual con el forro y lo metemos hacia dentro.
  • Cosemos a mano y con puntadas escondidas el forro en el borde interior de la cartera.
  • Le cosemos unos broches y listo para ser usado en esa ocasión especial.







  ES MI DESEO QUE ESTE POST, OS HAYA GUSTADO.

miércoles, 24 de abril de 2013

COJINES CON RETALES

Podemos confeccionar COJINES uniendo dos o más RETALES de tela que coordinen con la decoración de la habitación.



  • Los cojines de la fotografía miden 40 x 40 cm.


  • En este caso se han cortado tres cuadrados de loneta de flores, que es la misma tela que las cortinas, de 33 x 33 cm incluidas costuras.
  • Dos tiras de tela de chenilla de 8 cm de ancho por 33 cm de alto, para los laterales del cojín.
  • Dos tiras de tela de chenilla de 8 cm de alto por 43 cm de largo, para la parte superior e inferior del cojín.
  • Una vez sobrehilados el cuadrado y las tiras, cosemos primero las tiras de los laterales y planchamos, después cosemos las tiras superior e inferior y planchamos.
  • Para la parte trasera he cortado un cuadrado en chenilla de 43 x 43 cm, al que le he cosido una cremallera para el cierre con la patilla de cremallera de la máquina de coser, si el coser cremalleras no es nuestra mejor opción, podemos optar por un cierre con velcro.


  •  Si queremos se le puede poner un cordón forrado enmarcando el cojín, que es el caso de la siguiente fotografía en la que se ha combinado las  telas del estor y de la cocha para formar los cojines infantiles de esta habitación.



....Y COLORÍN, COLORADO ESTA ENTRADA SE HA TERMINADO.

*Tal vez te pueda interesar:

Cojín Barroco 
Cojín de Caramelo 
Cojín con Pestaña 
Cojín con Flecos 

 
 


martes, 23 de abril de 2013

VISILLOS O CORTINAS CON PINZA


Existen diversas formas para confeccionar nuestros visillos y cortinas: tablas, fruncido, con botones, con lazos, con cinta de aros,...Hoy os traigo como confeccionarlas con Pinzas o también llamadas Tablas francesas.



Consisten en crear grupos de tablas con pinzas en la base y que se abren en la parte superior, alternandose con zonas planas en todo el ancho de la cortina o visillo, su tamaño si las realizas de forma manual depende de nosotros, asi cómo su alto, porque necesitamos la clásica cabecilla de fruncir que nos va a servir de soporte para formar las pinzas y poder colgar los visillos o cortinas ya sea en riel o en barra, ésta la puedes encontrar en dos tamaños: 7,5 cm. y 12 cm., o también si prefieres la puedes realizar a la medida deseada uniendo dos cintas con un ziga zag, no es necesario que los ojales de las cintas donde ponemos los ganchos de la cortina nos coincidan, ya que los que nos interesan son los ojales de la cinta superior.



Si la realizas con cinta comprada en algún establecimiento te la puedes encontrar en dos tamaños: 7,5 cm. y 12 cm. El sistema en ambas medidas es el mismo, la única diferencia es el alto de la cinta.



Has de tener en cuenta varias cuestiones:
  • Lucen mejor colgadas de una barra, esto no quiere decir que no las puedas colgar de un riel, pero ya es una cuestión particular de cada casa.
  • Muy importante es el tamaño de la cabecilla, si optas por la más alta, te quedará mejor con la barra situada lo más arriba posible del marco de la ventana , si optas por la corta puedes bajar la barra a unos 15 cm. por encima del marco de la ventana.
  • Mide el ancho de la ventana o puerta, si puedes deja a ambos lados del marco unos 15 cm. o más de modo que al recoger las cortinas o visillos no te quite luz.
  • Para saber cuánta tela tienes que comprar multiplica por dos la medida de la ventana y añades 100 cm. más.
  • Mide la altura de la ventana o puerta, añade unos 30-40 cm. para dobladillos y dependiendo de la cabecilla escogida añade los cm. que ésta mida.
  • Si vas a usar telas con estampados, tendrás que casar los dibujos, en el comercio dónde compres la tela te podrán decir la cantidad que necesitas.
Cómo hacerlas:

Si optas por hacerla con cabecilla comprada, compra un metro más de lo que realmente necesitas, la razón es para que las patas tengan el mismo comienzo y final. Tanto si compras la cinta de pinzas cómo si la preparas tú misma, estos son los pasos a seguir:


1) Confecciona los dobladillos laterales, los puedes realizar tanto a mano cómo a máquina.
2) Dobla el borde superior de la cortina hacia el revés del ancho que hayas decidido la cabecilla.
3) Dobla hacia el revés el borde de los laterales de la cortina unos 5 cm. cómo mínimo, este doblez es meramente decorativo, nos oculta el dobladillo del lateral. 



4) Si has optado por comprar la cabecilla de pinzas, marca el centro de la cortina y centra sobre él la cinta, dependiendo del ancho de tela que tengamos nos puede interesar centrar el pliegue central de la pinza en el centro de la cortina o centrar la parte lisa en el centro de la misma, para saber cúal es el centro de la pinza te dejo una foto dónde lo he marcado.


El centro de la pinza se encuentra entre las dos tiras, dónde ponemos los ganchos de la cortina y que están más cerca uno de otro.
5) Tanto al comienzo cómo al final dobla hacia dentro unos 2 cm. los bordes de la cinta para que no se desilachen. Luego coséla tanto por el borde superior como inferior. Las cabecillas suelen traer en ambos bordes una línea más resaltada para que la cosas por esa señal, te evitarás torcerte al coser.



6) Una vez cosida la cabecilla, tira de los cordones de la misma hasta que  los pliegues de las pinzas queden unidos, una vez que hayas comprobado que su ancho es el correcto, remata los cordones con un buen nudo y los cortas.


7) Para que las pinzas no se muevan y por el derecho de la cortina da unas puntadas en la base de las tres pinzas, lo puedes hacer a máquina o a mano.



8) Si has optado por hacerlas de forma manual, realiza los pasos 1, 2, 3 y 5 dados para la cabecilla de pinzas.
9) Mide la anchura total de la pata de la cortina o visillo. Esta medida hay que dividirla uniformemente en tramos planos y pinzas. Te dejo un dibujo orientativo para que veas cómo formar las pinzas.

Yo he montado primero los laterales y luego el centro.




 Por último da unas puntadas en la base de la pinza.

sábado, 20 de abril de 2013

PASARELA DE TRAJES DE FLAMENCA

                  

 

                 Historia del traje de flamenca por Marian Acebedo


El origen del traje de flamenca

El traje de flamenca o traje de gitana era la indumentaria de la mujer andaluza de clase baja y de las gitanas de finales del siglo XIX y comienzos de XX, que no era más que una bata acompañada de volantes que usaban para la faena. Con motivo de la Feria de Abril del ganado de Sevilla, muchas acompañaban a sus maridos trasladandose de forma provisional en casetas de lona, las ahora conocidas como casetas de feria, y usandos sus peculiares trajes para lucirse en tan gran evento.
Lo que en principio era una feria de ganado termino siendo una feria más bien de ocio y aquellas batas engalonadas de la andaluza de clase baja, paso a ser un reclamo en entre las señoras de más alta alcurnia, al poder lucir una prenda que realzaba la figura femenina. Además la profesionalización del flamenco con un vestuario enriquecido en tejidos y complementos en los escenerios, encumbró aun más si cabe a esta vestimenta tradicional andaluza.
El traje de flamenca dió un salto vertijinoso a la moda, llegando a ser el identificativo de España por todo el mundo. Un traje regional con la singuralidad de que varía y se reinventa con nuevos tejidos, complementos, encajes, bisuterias, volantes, mantones de manila... El traje de flamenca es conocido como "cuerpo de guitarra" ya que realza y estiliza la figura femenina, y así se fue transformando poco a poco en un marcado  escote en pico, redondo o cuadrado según la moda, para realzar el pecho femenino y ciñiéndose en el talle para luego abrirse en la cadera con los volantes a forma de clavel. Todo esto, acompañado de un peinado recogido en moño y con la cara despejada viéndose los rasgos marcados y la extraordinaria belleza de la mujer morena andaluza.

La evolución del traje de flamenca

 El traje de flamenca conjuga tradición e innovación, pues si bien conserva una estructura básica sustentada en un cuerpo entallado sobre el perfil de la cadera y una falda de volantes, sobre este armazón la creatividad fluye. A partir de los años noventa, tras una década de trajes barrocamente recargados de encajes y cintas de raso, el traje de flamenca, en un alarde de sencillez, se desvistió de adornos, almidón y caderas escondidas, sufriendo una metamorfosis de la que salió vaporoso, ligero y sensual. Telas sedosas, colores lisos y el sempiterno lunar comenzaron a envolver a una mujer que luce todo su contorno bajando talle y volantes, ya fuera desnudando los brazos o con ellos pudorosamente cubiertos. Ya superado el segundo milenio, se vuelve la mirada atrás y se rescata el popelín sin renunciar al talle bajo, se parte el traje en dos piezas, se agranda el lunar... Un continuo inventarse que implica de lleno a todos los complementos, es decir, a los avíos. Si un año se lleva la flor grande y baja junto al moño, al siguiente pequeña y alta; si un año el pendiente de aro, al siguiente de pera; si un año el mantoncillo con flores pintadas, al siguiente de tela estampada..

El traje de flamenca y la industria

Y esta permanente reinvención obliga a sus portadoras a no perder ojo de las claves de una moda que nace tanto en la máquina de coser de la modista aficionada, como sobre todo en las cadenas de las ya grandes firmas dedicadas a la fabricación de este peculiar atuendo. De hecho, el sector ya mueve más de ciento veinte millones de euros (veinte mil millones de pesetas) anualmente, según datos de la Asociación de Empresarios de la Moda Flamenca, cifra cuyo grueso se reparten una treintena de fabricantes concentrados principalmente en la provincia de Sevilla. Muestra de la pujanza de este segmento es el Salón Internacional de Moda Flamenca (Simof), organizado por la agencia de moda Doble Erre y Hotel Alcora.
Alta costura. Y es que el traje de flamenca se ha hecho hueco hasta en la alta costura como inspiración para modistos como Yves Saint Laurent o los sevillanos Vittorio & Lucchino, que han llegado a crear una exclusiva línea de trajes de flamenca. Este encandilamiento también se ha extendido a la variante escénica del traje de flamenca, pues si Francis Montesinos viste a Eva Yerbabuena, Armani viste a Joaquín Cortés. La bata de cola almidonada de Matilde Coral frente a las gaseosas batas de Sara Baras. Purismo frente a renovación. El debate se cuela por todos los ámbitos susceptibles de evolución.

Traje de Flamenca

                                        -------------------------------------------------

Y aquí os dejo una pequeña muestra de trajes de flamenca que se han lucido, se lucen y se lucirán en la Feria, porque es bien cierto que la mujer que se hace un traje de flamenca este año, el siguiente repite modelo cambiando los complementos.































































































































































Esto sólo es una pequeña muestra de distintos TRAJES DE FLAMENCA, algunos sin mangas, otros canasteros, con los volantes más pequeños, más grandes,...Todos ellos pensados para resaltar la figura de la mujer.



Traje rosa de la última foto de Rosalía Zahino.