viernes, 12 de octubre de 2012

FUNDAS PARA SILLA DE DIRECTOR

A las sillas de director que tan útiles son tanto dentro de casa como fuera de ella, les podemos alargar la vida de varias formas, algunas más fáciles que otras, la cuestión será ver qué nos conviene en cada caso.
 1 . Si  lo que queremos es renovar la tela porque esté gastada, lo primero que tenemos que hacer es quitar las grapas que sujetan el respaldo y el asiento de tela a la silla, obteniendo de esta forma dos plantillas que nos servirán para confeccionar el nuevo respaldo y asiento. Con estas medidas y dos retales de tela los podemos confeccionar. En las tiendas de decoración podemos encontrar telas adecuadas para el exterior y bonitos retales si nuestra silla está en el interior. Con las plantillas obtenidas y dejando 3 cm para costura, realizamos en todo su contorno un dobladillo doblando hacia el interior dos veces 1,5 cm y pasamos un pespunte a máquina.
Con una grapadora procedemos a graparla de nuevo en la silla, si no tenemos grapadora cabe la posibilidad con unas puntillas de tapicero y un martillo de poderla poner en la silla.

2 . Silla de director con trebillas. Foto: Anexo Fundas Revista Micasa
 Si queremos darle otro aire más coqueto a la silla, lo primero que tenemos que hacer es quitar las grapas que sujetan el respaldo y el asiento de tela a la silla, obteniendo de esta forma dos plantillas, pero la del respaldo la obviamos. Para el respaldo nuevo medimos el alto y el ancho y lo multiplicamos por dos, añadiendo 4 cm para los dobladillos en todo su contorno.
Realizamos el dobladillo tanto en la parte superior como en la inferior y doblamos la pieza por la mitad y unimos los laterales con un pespunte a máquina.
Volvemos la tela hacia el derecho y poniendo la costura hacia un lateral, pasamos un pespunte por su borde superior. La podemos rematar con unas trebillas de adorno. En cuanto al asiento lo confeccionamos igual que el apartado 1.

                                     

3 . Silla de director acolchada . Foto: revista Micasa

Otra forma de renovar nuestra silla es acolcharla. Para el asiento seguimos los pasos del apartado 1 y aparte confeccionamos un cojín de galleta, que consiste en cortar dos piezas iguales con las medidas del asiento, dejando 2 cm más en todo su contorno para costuras y pestaña exterior.
Sobrehilamos todo el contorno, cosemos cremallera en el lado superior del asiento y poniendo derecho contra derecho hacemos las costuras. 
Volvemos el cojín al derecho y planchamos, pasando un pespunte a todo su contorno y a 1 cm de la costura para formar la pestaña, lo rellenamos con una plancha de goma espuma y lo colocamos sobre el asiento.
Para el respaldo podemos tomar la medida desde el borde del respaldo hasta los brazos, la multiplicamos por dos y dejamos 2 cm para costura inferior.
Sobrehilamos todo su contorno, doblamos la tela por la mitad y por el revés le pasamos a máquina un pespunte en los laterales, doblamos hacia dentro 2 cm para dobladillo y le cosemos en él un trozo de velcro para que se quede ajustada al respaldo de la silla.
Opcionalmente le podemos poner en los laterales unos bolsillos para las revistas, para el mando,.....